Lorenzo Martínez de Santiago

Lorenzo estaba flaco cuando salió de Santiago con apenas diez coronas que sus hermanas juntaron entre todas para que no se fuera sin nada.

Lorenzo de Martinez
Henry Cavill como Lorenzo Martínez de Santiago

“A Lorenzo le costó trabajo obtener el respeto de los mismos capitanes en tierra, no fue hasta que lo nombraron Almirante, cuando lo consideraron un Alto Oficial como era, pero antes, siempre fue considerado un simple marino…

… pero tenía una ventaja, tenía suerte con las mujeres, les gustaba a ellas y él lo aprovechaba muy bien, nunca les hacía promesas, le gustaba enamorarlas y retirarse lo antes posible. Estaban las virtuosas, muy cristianas, que se escondían de sus padres o maridos, para verse con él en la oscuridad de la noche, no hacían nada, se dejaban querer, acariciar, besar; era para ellas un ladrón, un bribón, un demonio. Solo sucedía una vez y cuando las veía en la calle, acompañadas, enrojecían de vergüenza, las casadas en cambio, eran más peligrosas, siempre volvían por más, les gustaba el riesgo, la sensación de sentirse descubiertas, de despertar los celos de sus maridos, debían ser fáciles de evitar, pero no lo eran, a él también le gustaba esa sensación, él sabía justamente lo que querían, eran ardientes y normalmente solo buscaban una aventura…”

Capítulo 2 “Lorenzo Martínez de Santiago” Pag. 30. Los Conquistadores no iban solos: Entre la vida y la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s