Piratas siglo XVI

Barbarroja (el verdadero pirata)

barbarroja. Dibujo hecho por GoyaAruj nació en 1473 y fue el primogénito del matrimonio de Yakup y Catalina. En principio, ayudó a su padre en las actividades comerciales.

Alrededor del 1500-1505, abandonó su casa en Lesbos, embarcó en una nave y se dedicó a la piratería.

Fue prisionero de los cristianos, siendo condenado a remar en las galeras de la orden. Tras dos años como esclavo, Aruj huyó, unos dicen que su hermano Hayreddín le ayudó y otros que escapó de los grilletes cortándose el talón, hecho que le dejó cojo de por vida. La leyenda cuenta que como Aruj se negaba a decir su nombre a sus captores, porque significa “renegado”, los cristianos acabaron llamándole Barbarroja por el color rojizo de su pelo. Otros dicen que Aruj ayudó a transportar a los musulmanes mudéjares desde el sur de España, “recién reconquistada” por los cristianos, al norte de África y obtuvo el nombre honorífico de Baba Oruç, que pudo dar lugar al apodo de Barbarroja.

Barbarroja dio guerra a los navíos españoles emprendiendo una campaña de saqueo contra la costa de Andalucía, Levante y las islas Baleares; también atacó las costas de Italia y se apoderó de naves genovesas.

Dictó sus memorias a Muradi Sinan Reis. Se trata de 5 volúmenes conocidos como Gazavat Hayreddin Pasa (Memories of Jeireddín Pasha).

Barbarroja murió en 1546 y no murió como un gran héroe en combate, sino en la cama como un anciano de 71 años. La causa de la muerte fueron, literalmente, “unas recias calenturas”; según algunas fuentes, fueron calenturas provocadas por las exigencias amorosas de su última y joven esposa.

Fuente: Taringa

” — ¡A las armas! — Grito con furia. Todos quedaron perplejos, corrieron al ver como su Capitán hacía lo propio que era abrir la cabina de armas, ordenó al contramaestre que se desviara pero ya era demasiado tarde, la otra embarcación que era más pequeña estaba muy cerca de ellos, se apresuró y alcanzó gran velocidad y pronto se aparejó a ellos. Entonces advirtieron el peligro, la bandera pirata se alzó, las velas se balancearon y chocaron barco contra barco, en un instante, el barco que estaba lleno de hombres de piel morena y turbantes en la cabeza, invadieron rápidamente la embarcación, colgando de las sogas, con cuchillos en la boca, con espadas en las manos comandadas por Arajud, un pirata griego que ya había utilizado esta artimaña en un par de ocasiones y que Andrés reconoció demasiado tarde.

Arajud había sido griego católico y se convirtió en musulmán logrando liderar un buen grupo turco que se dedicó al robo y piratería ¿Pero qué hacía en aguas tan profundas? Normalmente atacaba barcos que enviaba la iglesia y que iban repletos de dinero, nunca se les había encontrado tan lejos de la costa. Era él, no cabía duda, su barba roja lo delataba…”


Capítulo 5 “La hora de la modorra” Pag. 82 en Los Conquistadores no iban solos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s