María de Estrada y su leyenda

Judía, gitana, ladrona, víctima, prisionera… terca, guerrera, incanzable. María de Estrada parece ser sacada de una película.

María de Estrada (n. 1475 o 1486 – entre 1537–48) fue una mujer soldado española que participó en la Conquista de México junto a Hernán Cortés en agosto de 1521. De procedencia andaluza o cántabra se sumó al grupo de soldados ya con edad avanzada a los treinta o cuarenta años. (Fuente: Wikipedia)

La realidad es que sus orígenes son inciertos y muy poco se habla en los relatos de la conquista sin haber un cronista en sus tiempos que se interesara en que una mujer soldado haya formado parte del grupo de conquistadores que se posicionaron en México. En algunas ocasiones solo es reconocida como la mujer de Pedro Sánchez Farfán y en otras se le menciona como María “La vieja”, aunque solo haya tenido 30 a 40 años. (No era para menos, pues la edad en que una mujer promedio se casaba era entre los 15 a 17 años de edad). Sin embargo podemos dar cuenta de su existencia en algunas menciones históricas que para ser mujer son bastante significativas.

“…Tambien creo con el comun de historiadores que María de Estrada mujer de un soldado español, armada con una lanza dió muestras de gran valor.”

FUENTE: Historia de las conquistas de Hernando Cortés escrita por Francisco López de Gomara.

“…María de Estrada, mujer de Pedro Sánchez Farfan, que por sus grandes servicios le dieron el pueblo de Tétela y Guayapa a la alda de el Volcan. Hay de ella grandes hechos con una Espada y Rodela. No tuvo hijos. Heredó S. M. los pueblos. De esta casa no se provee ninguna persona…”

FUENTE: Sumaria relacion de las cosas de la Nueva España con noticias de los descendientes legítimos de los conquistadores y primeros pobladores españoles por Baltazar Dorantes Carranza.

Fue encomendera en Tetela del Volván en el tiempo que estuvo casada con Pedro Sánchez pero al quedar viuda se casó por segunda ocasión con un Alfonso Martín. Se sabe que obtuvieron encomiendas en Puebla de los Ángeles y hay rumores entre algunos genealogistas que pudo haber tenido una hija que conservó su apellido como Estrada. No es seguro.


 

angelica_teach_by_m4tiko-d3huzja

Catalina miraba constantemente la espada de María Estrada, era hermosa, se notaba pesada y a veces también a la portadora con admiración.

¿A cargado una espada alguna vez? — Preguntó María ya enfadada de que la observara tanto.

Solamente las de estoque… pero nunca en una mujer, Usted es… única —

Esta espada me la regaló Cortés, es de mucho aprecio para mí — Catalina arqueó las cejas, luego sonrió — ¿Le gustaría cargarla? — Catalina dudo por un momento, pero aceptó, María se la dio y ella sopesándola por encima del caballo en horizontal, se sorprendió de su peso y la regresó.

¿Acaso piensa también combatir? ¿Junto a ellos? — Curioseó Catalina incrédula.

No es la primera vez que lo hago — Respondió María orgullosa con el mentón en alto, Catalina la observó, se quedó callada, luego agregó casi para ella:

No sabía que se pudiera hacer eso —

 

Fragmento Capítulo 31 “Un amor condenado” Pag. 394 en Los Conquistadores no iban solos: Entre la vida y la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s