“Santa” Inquisición

Hereje se entendía a los cristianos de baja moralidad, que abandonasen la fe, o que mantuviesen conceptos erróneos contrarios a lo establecido por la Iglesia, también brujería y recaída en la fe antigua, de especial importancia en musulmanes y judíos conversos.

Una introducción de lo que sería la Inquisición fueron “Las Cruzadas”, pero este es un tema por demás extenso y aunque no existe con certeza una fecha exacta de este movimiento, se reconoce al Papa Gregorio IX cuando en 1223 promulgó la “Santa Romana y Universal Inquisición” que tenían como cometido “desarraigar la herejía donde quiera que se encontrase”.

Para tal fin organizaron un ejercito de escribanos, carceleros, torturadores, guardias. Una vez que alguien era acusado de herejía podría ser sometido a interrogatorio, en el que se podría utilizar ¡Y de hecho se recomendaba la tortura!. La confesión obtenida era definitiva, y era considerado “hereje relapso” y se le consideraba culpable de modo concluyente e irreparable, su futuro más probable era la hoguera…

tortura inquisicion

Con la invasión musulmana todo cambia para el judío en la península…

Durante los siglos VIII al XI la vida de los judíos del norte era de menor nivel (tanto económico como intelectual) que la de sus hermanos del sur. Los reyes cristianos los reciben encantados de que existan personas para repoblar los nuevos territorios recién conquistados, además que representaban UNA GRAN actividad comercial. Las juderías comienzan a crecer. Entre 1148 a 1348 se produce una edad dorada del judío en España y tiene en esta época, un estatus privilegiado, pues se les considera hombres libres dependientes directamente del rey…  A cambio de la protección real pagaban un impuesto especial que permitía al rey sufragar sus costosísimas guerras… con lo que la protección tampoco era tan desinteresada. Pero en general la convivencia era buena, y los judíos podían autogobernarse con sus propias leyes, sin la intervención de autoridades civiles.

PERO… LLEGA EL SIGLO XIV.

Este siglo supone una quiebra de la convivencia, la peste, la crisis económica, las guerras civiles, la división interna del judaísmo, y la creciente hostilidad del sector cristiano, tanto de la nobleza, como del pueblo en general (que los veía como los recaudadores de impuestos, y como administradores, culpables de la crisis económica) lo que dio lugar a ataques a las juderías y algunas matanzas de judíos. Debido a esto, muchos judíos recurren a las conversiones voluntarias y los ataques entre ellos los hace más vulnerables a las críticas cristianas, por primera vez se habla de la posibilidad de expulsión masiva como había realizado ya, Inglaterra, Francia, y Alemania.

La Peste Negra complica el asunto, algunos ven un castigo divino por permitir a los judíos convivir con ellos; otros inventan la mentira vil de que eran los judíos los causantes directos de la peste… fuera lo que fuera se producen ataques furiosos contra los judíos.

A los conversos se les clasificó:

1 SINCEROS.

2 JUDAIZANTES. Los que simplemente siguieron practicando el judaísmo, visitando en secreto las sinagogas, etc.

3 SINCRETISTAS. Mezclaban ambas practicas, a veces por error, (conversiones forzosas rápidas no dan tiempo a saber que era ser cristiano), otras veces por no querer abandonar ninguno de los ritos.

4 INCREYENTES Muchos judíos (sobre todo ricos) descreídos de toda creencia y religiosidad, se apuntaban al cristianismo para no perder privilegios, sin que les importase el cristianismo ni el judaísmo.

5 MALSHINES: quizá la peor clase, los que hacían de topos, dentro del judaísmo pero daban información a las autoridades para ganar su favor. Delatores.

Pero el pueblo no hacía tales distinciones, y atacaba a todos, haciendo una vida insoportable para algunos seres ahora rechazados por el judaísmo y no aceptados por el cristianismo. Los reyes Católicos, populistas ellos, echaron a los judíos, y crearon los estatutos de limpieza de sangre. El instrumento favorito de los reyes será… la Inquisición.

En fin, Inquisición… confiscación de bienes, confesiones bajo tortura consideradas válidas, secreto de quien formulaba la denuncia… ¿y los falsos denunciantes? Utilización para venganzas personales, para conseguir dinero, denuncias para eliminar competencia, (o por la simple razón de que alguien resultaba molesto para los propios intereses o gustos), abusos de todo tipo (sexuales incluidos)…

BO-BATEIG-MASSIU-JUEUS

¿Existía un derecho procesal? Hasta el año 1561, y las instrucciones de este años son prácticas:

1.- Sospecha de herejía: Se comenzaba por calificaciones y declaraciones de testigos… el fiscal presenta cargos. Si las pruebas no “eran suficientes” no se llamaba al reo a que fuera “examinado”, pero sí, si se consideraban los indicios suficientes en cuyo caso se decreta prisión.

2.- La prisión la ejecutaba el alguacil de la Inquisición, al tiempo que se decretaba el secuestro de bienes.

3.- Se procedía a una primera audiencia que no era más que un primer interrogatorio sobre cuestiones generales de la ley, (su genealogía, vida, instrucción cristiana).

4.- El fiscal realizaba su denuncia, caso que las respuestas no le fueran satisfactorias, que versaba sobre: Delito de herejía o falta de cristiandad, (únicos delitos a los que atendía esta “Santa” Inquisición)

5.- El fiscal salía de la sala con fin de que el interrogado pudiera responder, con mayor libertad, de las acusaciones, no sin antes pedir que se le aplicara tormento en caso de que las respuestas no fueran satisfactorias. Los inquisidores realizaban el interrogatorio y le recordaban que estaba bajo juramento. El reo se preparaba a responder.

6.- Las sucesivas audiencias. Se supone, que la finalidad de la Inquisición era medicinal, por lo que se buscaba que el reo reconociera y se retractara de su error.

¿Tenía el reo derechos?… casi podríamos decir que sí: Tenía derecho a solicitar que se le admitieran pruebas y testigos de descargo (presentaba una lista, pero el tribunal podía tachar a los que no considerara pertinentes).

7.- Sentencia, por votación, de los inquisidores.

El acto final se realizaba un acto de fe público…

 

FUENTE: “Historia de la Iglesia en España”, (Ricardo García Villoslaba. Madrid 1974. Biblioteca de Autores Cristianos). Editor: Licenciado en Psicología Prof. Yehuda Ribco / Darjey Noam

inquisidores

“Los inquisidores pidieron ayuda a los delegados del cabildo para atender a los comerciantes mientras ellos se limitaron a interrogar a los de dudosa procedencia dándose a la tarea de entrevistar a más de 900 personas. Había filas eternas y adrede quiso el Almirante Lorenzo llegar con su corte de doncellas a la hora en la que había más gente, pese que habían sido citados más tarde. Se disculpó apenado fundamentando que había entendido mal y como las chicas causaban curiosidad entre la multitud, los dos inquisidores enfundados en sus hábitos negros y enormes capas que arrastraban por la tierra, aceptaron verlas con tal que se fueran cuanto antes.

Sin atender al descontento de la gente que tenía toda la mañana esperando, los pasaron a la sala del oratorio, acomodando a las muchachas hombro con hombro. Un inquisidor sentado con pluma en mano, sostenía todos los permisos que portaba cada una de ellas y el otro inquisidor, el más sombrío, desafiante pasaba revista una por una. En total eran diecisiete doncellas, cuatro niñas, tres viudas y dos criadas…”

Capítulo 13: “Santa Inquisición” Página 118,119 en Los Conquistadores no iban solos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s