Capítulo 10

“Habían pasado muchos días, tantos que ya había perdido la cuenta. Cuando comenzaron a replegar las pañoletas… ¡Dios mío! ¡Pero qué nubes! ¡Nunca había visto algo así!”

barcos tormenta

 

 

Luis de Narváez

“Siete Diferencias sobre Guárdame las vacas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s